DESCARGABLE

Consigue los secretos para decorar como un profesional.
ENCUENTRA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS. ¡APRENDE A LLEVAR A CABO TU IDEA!
”escuela”

CÓMO DISTRIBUIR UN ESPACIO




¡Hola de nuevo!. El post de hoy es un poco intenso así que si no tienes tiempo ahora mismo o muchas ganas de leer, mejor pásate a la hora del café o cuando puedas dedicarle tiempo porque hay muchas cosas a tener en cuenta. Espero que lo disfrutes.

Decidir la colocación de tus muebles puedes ser muy sencillo si primero tienes en cuenta algunas cosas que son, desde mi punto de vista, básicas pero indispensables

Nunca he sido de hacer listas, es más, si puedo evitarlo lo hago porque me agobian pero reconozco que de vez en cuando ayudan mucho, sobretodo a conocer el alcance real de las cosas. Así que manos a la obra.



  • Conoce las dimensiones del espacio
  • Identifica los elementos inamovibles
  • Dibújalo, haz un croquis
  • Controla la circulación
  • Se objetiva
  • Diviértete

El primer paso ya lo definimos anteriormente, solo tienes que hacer click y lo encontrarás desarrollado.


CONOCE LAS DIMENSIONES DEL ESPACIO

Es importante medir, ancho, largo y alto. De esta manera sabes bien qué tipo de muebles puedes incorporar. Sí, parece obvio pero es que no me refiero solo a coger un metro y apuntar una medida. Lo ideal es medir tanto la estancia como los muebles que ya tenemos y así poder comparar (si conoces las dimensiones de lo que quieres comprar).

Si aún así no terminas de hacerte a la idea de cuánto espacio ocuparía, también es muy útil coger cinta y metro y marcar en el suelo la disposición que te gustaría conseguir. María de Dr. Livinghome lo explica muy bien es este post.


· Dr Livinghome ·

Poder hacerte una idea de cuánto espacio ocuparán en casa antes de comprar puede evitarte muchos quebraderos de cabeza. A fin de cuentas una imagen vale mas que mil palabras, ¿no?.


IDENTIFICA LOS ELEMENTOS INAMOVIBLES

A no ser que estés haciendo una reforma importante, no creo que vayas a poder mover puertas, ventanas o pilares. Estos son los objetos inamovibles (lo de inamovible es un: "te acepto porque no me queda otro remedio porque si por mí fuera..."). Creo que todas sabemos a qué me refiero. 

Aquí tenemos que hacer acopio de todas nuestras capacidades receptivas y paciencia porque no siempre nos ayudan en nuestra idea de salón-cocina-dormitorio-baño-etcétera chachosos. Así que los aceptamos y buscamos la manera de sacarles partido o simplemente de que no estorben. 

HAZ UN CROQUIS

Lo ideal sería hacerlo a escala porque es la mejor manera de que todo encaje pero hay que ser realista, no todo el mundo maneja programas de diseño y tampoco es necesario. Lápiz y papel funcionan perfectamente y si te puedes hacer con una regla ya ni te cuento. Bueno, a lo que vamos. Hacer un croquis no es más que dibujar visto desde arriba un planito de la habitación objeto de estudio (uy, que serio). 

Es muy importante para hacerse a la idea de cuánto espacio ocupa cada cosa y si tendremos buena circulación.

CONTROLA LA CIRCULACIÓN

La circulación es tan importante en una distribución como el agua para un buen café. Hay que tener en cuenta las zonas de paso y acceso sobretodo en los pisos mas pequeños y más aún si convives con alguien o te gusta tener amigos habitualmente en casa.


colocar muebles distribuir espacios
Volvemos a lo mismo. Y no me importa resultar pesada pero creo fielmente en no sacrificar funcionalidad por estética. Sí, es posible que la dueña de ese dormitorio viva sola. Es posible que el armario de esa esquina guarde la ropa de la temporada opuesta o la ropa de cama. Incluso es posible que ese escabel esté colocado ahí sólo porque es un recuerdo familiar y no se le quiere dar uso sino exponerlo por el amor que se le tiene. Aún suponiendo estas cosas me pregunto. ¿Es cómodo tener que rodar el sillón para abrir el armario cada vez que te quieras vestir o coger un abrigo que tienes en el otro armario porque de repente el tiempo decidió cambiar y además tienes que saltar por encima del escabel para llegar a él? Encima cuando llegas te peleas con la cama porque no puedes abrir la puerta. ¡Oh, pero es que queda bonito! -> ERROR

Todas sabemos que después de tener que hacer eso tres veces, terminaremos por olvidarnos de lo bonito y buscaremos la manera de poner las cosas de modo que no estorben. ¿Y qué pasará luego? Pues que cuando intentes encajar muebles escogidos con unas dimensiones que son mayores de las que te puedes permitir, sólo porque son bonitos o porque los viste en otra casa, no vas a poder. Bueno, poder se podrá pero no quedará bien, no te gustará y acabarás por buscar la excusa perfecta para deshacerte de ellos y comprar otros. 


colocar muebles distribuir espacios

Pero estaría mintiendo si dijera que la estética no me importa. ¿A qué persona que ame la decoración le importa poco la estética? Eso no es una posibilidad. Pero si eso te impide acceder a tus cosas o moverte por la habitación con soltura, entonces algo está fallando. ¿No crees?.  

La siguiente foto refleja lo que quiero decir. A simple vista sofá gris, con chaise longue, estanterías de madera de líneas rectas, mesa de centro con toques dorados, alfombra de sisal. Todo muy a la moda. Sin embargo ni armónico, ni cómodo, ni funcional. Todo cambiaría mucho simplemente colocando el sofá donde la estantería y viceversa (si esta fuera de menor tamaño ya que el problema del almacenaje se puede resolver con unas cestas bajo la mesa de centro), girando la mesa acorde a la nueva situación del sofá y dejando la alfombra en el sentido que está. (Lo de las alfombras lo veremos en otro post más adelante porque hay que entender que cada cosa tiene su función y no es poner por poner). ¿Por qué? pues porque no habría problema en acceder a todas las baldas del mueble, el espacio se vería más fluido y seguramente la mesa de centro se podría separar más del sofá y así haber mayor movimiento

Personalmente prefiero un tipo de mesa de líneas más suaves como las de la derecha, porque en espacios pequeños funcionan mejor y porque mis piernas agradecen mucho no estar llenas de moratones por los golpes con las esquinas (sí, soy muy torpe).


SÉ OBJETIVA

Lo anterior da paso a este punto: la objetividad. Para mí lo más complicado porque la tentación es grande. Vemos cosas tan bonitas y muchas veces a precios tan buenos que se nos va de las manos. Lo queremos todo a toda costa. 

Una vez realizados los pasos anteriores ya tienes una idea lo suficientemente grande como para decidir el tipo de mobiliario y su colocación incluso para hacerte una idea de cómo quedaría una vez instalado. Así que no te pierdas fantaseando y olvidándote de lo que has decidido una vez vayas a comprar. Está bien cambiar de idea si en lugar de comprar la mesa elegida ves otra cuando vas a por ella y te gusta más; siempre y cuando funcione igual que  la primera opción. Si no, si es mayor o de una forma distinta, tendrás que asegurarte de que se adaptará bien o tendrás que adaptar el resto de las cosas a esta nueva mesa. Y eso significa empezar de cero. 

Pero bueno, si ya conoces bien las dimensiones de tu casa y qué es para ti un espacio cómodo, con el tiempo y la práctica te resultará mucho más sencillo aplicar esto al resto de estancias.

DIVIÉRTETE

Sí, ahora llegó lo mejor. Disfruta instalando las cosas en casa. Mira a tu alrededor y sé consciente del buen trabajo que has hecho. Has pensado en tu confort y lo has hecho a tu medida.

Ahora las posibilidades son infinitas porque teniendo una buena base los complementos la enriquecerán y si con el tiempo te cansas de ellos los puedes cambiar por mucho menos dinero.


CONSEJO

Lo que menos pretendo con este blog es decirte cómo debes decorar tu casa. Eso es tu elección y quiero que quede claro que lo que quiero conseguir aquí es darte las herramientas para que tú sola puedas actuar. 

Pero vivimos en la era de la rapidez, de los cambios constantes. Y ahora el "comprar para toda la vida" ya no existe. Cada vez las posibilidades son mayores y todo se renueva muy rápido. Por eso mi consejo es que inviertas en lo que sabes que no querrás cambiar en mucho tiempo como una buena estructura de cama, un colchón, un sofá, electrodomésticos, sanitarios, azulejos... Pero el resto  de muebles y los complementos no los vas a querer para toda la vida (al menos no todos). Y aunque algunas (yo la primera) promovamos la compra consciente y con criterio, la carne es débil y la tentación grande.

Así que intenta quitarte de la cabeza la idea de comprar mobiliario muy estático como grandes composiciones de grandes almacenes o todo en la misma gama de colores y texturas. Prueba a ver más allá. 

Por supuesto eres libre de hacer lo que quieras, de eso se trata. Pero no puedo evitar decirte cosas que creo que son importantes a la larga.

Si te gustó este post y no quieres perderte nada te cuento que por fin puedes suscribirte a la Newsletter y recibir el contenido en tu buzón. ¡Aprovecha que te llevas un regalito!





¿Te ha resultado útil?

¡Te espero en los comentarios!



Para crear la imagen de portada he utilizado los siguientes recursos 1 · 2 · 3 · 4

Anímate a venir cada miércoles a la escuela. ¡Aprendamos juntas!



4 comentarios:

  1. Hola Nazaret! Creo que tú y yo entendemos la decoración de la misma forma, como una forma de comunicación, de expresarse uno mismo. Para mí las normas en decoración se deben limitar a cosas como lo que cuentas en este post, sin meterse a dictar colores, combinaciones o lo que es bonito y lo que es feo. Coincido completamente con tu consejo final, cada vez compro menos de forma impulsiva y compro sólo lo que me gusta de verdad, tanto para la casa como para mí, lo siento por Amancio Ortega :P
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María, bienvenida!
      Sí creo que lo bonito de la decoración es lo que puedes expresar con ella y lo más importante cubrir tus necesidades. Lo mismo pasa con las cosas personales, coincido con tu último punto también jejeje. ¡Muchas gracias por pasarte y animarte a comentar!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Un post fantástico!
    Ya te he comentado en otras ocasiones lo mucho que me gusta tu manera de entender la decoración y lo mucho que coincido contigo en ese sentido. Yo tardé varios años en ultimar mi casa pero todo lo que compré fue pensado, medido, meditado, comparado.....De esto hace doce años y no me he arrepentido de una sola compra: al revés, pues cada día me gustan más mis muebles. Lo que si renuevo mucho mas son los textiles.;)
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Isabel, bienvenida de nuevo!
      De eso se trata, de elegir las cosas con tranquilidad y con seguridad para que a la larga sean adaptables. Que también la vida cambia mucho y no siempre nos quedamos en la misma casa. Es una buena inversión si lo que tienes se ve como nuevo cada vez que cambias los textiles. Cambios por poco dinero y la sensación de tenerlo todo nuevo. ¡Es genial!

      Un abrazo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por compartir tu opinión! Lo aprecio mucho :)