Interiorismo funcional

CÓMO CONVERTIR UNA HABITACIÓN INFANTIL EN JUVENIL APROVECHÁNDOLO TODO

.

Dar el salto de infantil a adolescente suele ser algo gradual y de bajo impacto. De la infancia a la adolescencia el cambio no suele ser tan notable. Pero un dormitorio juvenil suele distanciarse bastante de los orígenes. Eso no significa que haya que deshacerse de todo.

En mi habitación de peque tenía (y aún está allí) una colección de Polly Pockets que adoraba. Eran unas casitas muy pequeñas que se abrían y dentro recreaban el interior de una casa. Ahora no recuerdo cuántos son pero sí que, mientras estaba en edad de jugar, esos Polly Pockets decoraban mi cuarto. A distintas alturas, en varias superficies.

En mi adolescencia, me dio mucho por la lectura y ya no los usaba para jugar pero seguían decorando el dormitorio. De otra manera menos infantil pero siempre presentes.

Cuando me hice más mayorcita, compré una caja especial para ponerlos dentro. Era momento de avanzar y no encajaban con quien era a mis 17 años, pero eran mis juguetes más preciados. Son muchos los recuerdos que tengo jugando con ellos, además los llevaba a muchos sitios. ¡No quería desterrarlos a ningún sitio olvidado!

¿Quieres saber qué hice para reintegrarlos?

.

Compré una caja que encajara con la nueva decoración y seguían formando parte de mi nueva etapa pero de otra manera. Estaban allí, me acompañaban y encajaban perfectamente con quien era.

.

La decoración sirve para contar a los demás quienes somos y también para recordárnoslo a nosotras. 

.

Refrescar el estilo

.

Dar el salto de infantil a adolescente suele ser algo gradual y de bajo impacto. Estos dormitorios reflejan muy bien esta idea. Ambos tienen una paleta y muebles similares pero el efecto es distinto. De pequeños priman los juegos, los colores, el aprendizaje. Para un adolescente, la identidad.

Aquí los cambios son mínimos, de hecho se mantienen hasta los colores pero en tonos más tostados, más de mayor. Los juguetes dan paso a útiles para desarrollar su personalidad. Empiezan a vivir su habitación a otra escala, por lo que todo pasa de concentrarse a la altura del suelo a estar sobre las paredes y la mesa. Es en estas superficies donde se concentrará la mayor atención.

En estos casos, menos intervención tuya y más suya ayudarán a conseguir su espacio soñado. Toca ceder y dejarles elegir a ellos con tu supervisión.

.

Renovación total

.

De la infancia a la adolescencia el cambio no es tan notable. Pero un dormitorio juvenil suele distanciarse bastante de los orígenes. Eso no significa que haya que deshacerse de todo. Solo con adquirir un nuevo colchón y una silla de estudio, puedes conseguir un dormitorio totalmente nuevo.

Para aprovechar lo que ya tiene y que parezca nuevo, basta con crear una nueva paleta de color y redistribuir. En estos casos, lo mejor es pensar de forma original buscando resultados que los hagan sentirse más únicos que nunca. Aquí, el techo en negro tan atrevido, la protección de la pared y la franja oscura del armario consiguen este efecto. En contraste con los complementos en rojo, dan un carácter más adulto sin perder el aire juvenil.

.

Nuevo uso a piezas especiales

.

Aquí toca ser creativa y aprovechar al máximo los elementos de mayor carácter. Lo que antes daba forma a un rincón de cuentos, pasa a ser el cabecero que ilumine sus sueños. Una misma pieza, dos usos y mucha vida.

Seguro que tu peque cuenta con cosas a las que tiene mucho cariño y de las que no quiere desprenderse pero no sabe como reutilizar o cree que hacerlo podría resultar infantil. Nada de eso, solo hay que encontrar la manera de reintegralo en la nueva decoración. Podría ser con una nueva tela, pintura, retapizado… ¡Viva la cretividad!

.

Identidad

.

Aunque a esas edades normalmente busquen pertenecer a un grupo o estilo, de alguna manera también quieren marcar su diferencia. Los complementos son la mejor opción para esto. Cosas cañeras con usos inesperados serán la clave para conseguirlo. Siempre dentro de sus intereses.

 

.

¿Cómo lo haces tú? ¿Qué otras ideas se te ocurren para convertir una habitación infantil en juvenil?

.

.

Imágenes de arriba a abajo y de izquierda a derecha: 1 · 2 · 3 · 4 · 5 · 6 · 7 · 8 · 9 · Cabecera

 

Más decoración e interiorismo para ti

2 Comments

  • Reply Isabel para Alromasar

    ¡Qué bueno poder reutilizar esos pequeños objetos con.los que tenemos un vínculo emocional!
    Besitos.

    junio 23, 2017 at 11:19
    • Reply Nazaret Barreto

      Sí, no hay por qué ocultarlos o dejarlo de lado 🙂

      Muacks.

      junio 23, 2017 at 14:57

    Leave a Reply

    A %d blogueros les gusta esto: